Predicando la paz en medio de la violencia: el papa regresa a África

| 01/22/2023

By: Our Sunday Visitor

El Papa viajará a Congo y Sudán del Sur del 31 de enero al 5 de febrero

This is the logo for the Feb. 3-5, 2023 visit of Pope Francis to South Sudan.

VATICAN CITY (CNS) — El quinto viaje del Papa Francisco al continente africano resaltará gestos de paz y reconciliación, consolando a las víctimas de la violencia, pero también enfatizando la importancia de que cada persona siembre la paz en la familia, el vecindario y la nación.

El papa tiene previsto viajar a Kinshasa, Congo, del 31 de enero al 2 de febrero. Tres días antes de realizar una peregrinación ecuménica a Juba, Sudán del Sur, del 3 al 5 de febrero con el arzobispo anglicano Justin Welby de Canterbury y el reverendo Iain Greenshields, moderador de la Iglesia Presbiteriana de Escocia.

“Basta, o debería bastar, que el papa vaya a apoyar el proceso de paz; pero el hecho de que él y sus colegas se hayan comprometido a hacerlo como una visita conjunta debe entenderse como un sobresaliente compromiso por el proceso de paz en sí mismo”, dijo Chris Trott, embajador británico ante la Santa Sede y ex enviado británico a Sudán y Sudán del Sur.

Aunque oficialmente han terminado las guerras civiles tanto en el Congo como en Sudán del Sur, la gente sigue sufriendo terribles actos de violencia, que obligan al desplazamiento a gran escala de comunidades y mantienen a gran parte de la población en la pobreza.

Ambos países son ricos en recursos naturales, lo que hace que la pobreza sea aún más flagrante, pero también les da a los poderosos o a los descontentos algo más por lo que luchar.

El Papa Francisco frecuentemente condena la noción de que “África debe ser explotada”. Como dijo a la revista de los Misioneros Combonianos en una entrevista publicada el 14 de enero, las naciones poderosas del mundo dieron a África “independencia a medias: les dan independencia económica desde abajo, pero se quedan con el subsuelo para explotar”, extrayendo petróleo o minerales y pagando sólo una miseria.

El arzobispo Ettore Balestrero, nuncio en el Congo, dijo a los periodistas en Kinshasa el 10 de enero que el plan del Papa Francisco de visitar el país es un reconocimiento de que el Congo es la nación africana con más católicos, cerca de 50 millones de fieles, y “el país del primer obispo negro del continente africano”, Nzingo Mpemba, también conocido como el obispo Henrique de Portugal, hijo del gobernante de Congo que fue ordenado obispo a principios del siglo XVI.

El tema de la visita del papa, “Todos reconciliados en Jesucristo”, dijo, es un llamado a los congoleños a dejar de lado los rencores y unirse para poner fin al gran sufrimiento de sus compatriotas que viven bajo la constante amenaza de la violencia, particularmente en el parte oriental del país.

El Papa Francisco permanecerá en Kinshasa, la capital, pero su itinerario original para el Congo incluía un viaje de un día al este, a la provincia de Kivu del Norte, para asistir a Misa y reunirse allí con los sobrevivientes de los conflictos. Pero la violencia en Kivu del Norte ha vuelto a estallar, cancelando esa parte del viaje papal.

A principios de diciembre, católicos y otros cristianos salieron a las calles en una protesta apoyada por los obispos congoleños. En un mensaje leído en la manifestación, los obispos acusaron a Ruanda, y en cierta medida a Uganda, de perpetrar la violencia en el Este a través de la milicia rebelde M23.

El gobierno congoleño también ha culpado a Ruanda y Uganda por patrocinar el movimiento rebelde y utilizar a los rebeldes como tapadera para robar minerales que abundan en el este del Congo.

Pero el M23 es uno de las pocas decenas de grupos armados que operan en la zona. Las Fuerzas Democráticas Aliadas, un grupo afiliado al Estado Islámico, se atribuyeron la responsabilidad del bombardeo de una iglesia pentecostal en Kasindi el 15 de enero, en el que murieron al menos 14 personas.

En noviembre, el obispo Placide Lubamba Ndjibu de Kasongo hizo un llamado público al gobierno para restaurar el orden en el Este.

La gente necesita soluciones duraderas a las disputas sobre la extracción de oro en el este del Congo que, dijo, están “sembrando un clima de terror y desolación, acompañado de muertes, violaciones, cierre de escuelas, destrucción de reservas de alimentos y saqueo de ganado”.

El saqueo del ganado también es un problema importante en Sudán del Sur y está relacionado con el problema de obligar a las mujeres jóvenes a contraer matrimonio precoz, un problema que la irlandesa Hermana de Loreto Orla Treacy ha estado combatiendo durante décadas.

En 2005, seis años antes de que Sudán del Sur lograra su independencia de Sudán después de 50 años de guerra, la hermana Treacy y otras dos hermanas irlandesas llegaron a Rumbek para abrir una escuela para niñas. Los estudiantes fueron aceptados solo si sus padres firmaron una promesa de permitir que las niñas terminaran la escuela secundaria y no las casaran a cambio de ganado, que es la moneda más estable del país y el principal signo de riqueza.

La hermana Treacy dijo a Catholic News Service el 15 de enero que hasta ahora, “hemos tenido un buen año en Rumbek, el mejor, puedo decir” en términos de paz y de mantener a los estudiantes en la escuela. “Tenemos un gobernador nuevo y fuerte que ha trabajado con las diferentes comunidades para tratar de ayudar a construir la paz. También ha aprobado un proyecto de ley contra el matrimonio precoz y forzado. Todavía tenemos problemas, ¡pero al menos ahora podemos citar al gobernador y decir a las familias que acudan a él si no les gusta nuestra respuesta!”

La hermana irlandesa y unos 50 estudiantes y miembros de los comités de justicia y paz de la diócesis de Rumbek estaban participaron en una capacitación a mediados de enero. Están planeando una caminata de nueve días y 200 millas a Juba para unirse al Papa Francisco, el arzobispo Welby y el reverendo Greenshields en un servicio de oración ecuménico por la paz.

La visita, dijo, puede “ayudar a destacar a Sudán del Sur. Esperamos que genere interés mundial y también ayude a impulsar a nuestros líderes a seguir trabajando por la paz y el desarrollo”.

El embajador Trott, que participó en la negociación del acuerdo de paz de 2018 entre los principales actores de la guerra civil de Sudán del Sur, dijo que los conflictos en curso tienen un elemento étnico porque son regionales, pero “en esencia se trata del acceso y el control de los recursos”, incluidos petróleo, minerales, agua y ricas tierras de cultivo. “Esta lucha siempre ha sido sobre quién se beneficia de esos recursos y quién los controla”.

“Aquí es donde entran las iglesias”, dijo, porque un proceso de paz puede abordar el poder compartido y los recursos, pero el éxito de un acuerdo depende de la voluntad de implementarlo y reconciliarse con los antiguos enemigos por el bien de la nación.

“Los diplomáticos solo pueden hablar con sus cabezas o sobre sus bolsillos”, dijo el embajador. “Pero creo que los tres líderes ecuménicos realmente pueden apelar al sentido de responsabilidad de la gente” y cuál quieren que sea su legado.

Orthodox, Oriental Orthodox, Anglican, and Protestant representatives joined the pope at Rome's Basilica of St. Paul.
01/29/2023 |

By:

Our Sunday Visitor

Representantes ortodoxos, ortodoxos orientales, anglicanos y protestantes se unieron al papa en la Basílica de San Pablo.
01/29/2023 |

By:

Our Sunday Visitor

OneLife LA es una tradición importante para la familia Mercado.
01/29/2023 |

By:

Our Sunday Visitor