Una lucha por la fe: campeona mundial de artes marciales se convierte en líder juvenil

| 09/16/2023

By: Our Sunday Visitor

Su confianza la convirtió en campeona mundial de taekwondo, su destrucción la convirtió en una campeona de Cristo

Carolina Muñoz poses in her world championship taekwondo dobok, or uniform, in a 2022 photo. After suffering a serious injury in 2020, a torn knee ligament (ACL), Muñoz stopped competing but her strong Catholic faith led to her current role -- a champion for Christ as the youth minister at Our Lady of Mount Virgin Parish in Garfield, N.J., in the Archdiocese of Newark.
Carolina Muñoz poses in her world championship taekwondo dobok, or uniform, in a 2022 photo. After suffering a serious injury in 2020, a torn knee ligament (ACL), Muñoz stopped competing but her strong Catholic faith led to her current role -- a champion for Christ as the youth minister at Our Lady of Mount Virgin Parish in Garfield, N.J., in the Archdiocese of Newark. (OSV News photo/Argenis Perez, courtesy Carolina Muñoz)

GARFIELD, Nueva Jersey (OSV News) — Rendirse nunca fue una opción para Carolina Muñoz.

Como luchadora que mide exactamente cinco pies de altura, sus oponentes siempre han sido más grandes que ella.

Como ministra juvenil en la Iglesia Our Lady of Mount Virgin en Garfield, Nueva Jersey, muchos de los adolescentes de su grupo la superan en estatura. Lo que destaca de Muñoz es su confianza. Puede dominar una habitación con unas pocas palabras certeras sobre la fe y controlar el ring con golpes precisos.

En cualquier situación, ella cree indiscutiblemente en un resultado victorioso.

Esa confianza la convirtió en campeona mundial de taekwondo, la destrucción de la misma la convirtió en una campeona de Cristo.

Cuando Muñoz llegó por primera vez a Estados Unidos desde Ecuador a los tres años, era una niña muy tímida. No fue hasta que su madre la introdujo en las artes marciales a la edad de seis años, después de presenciar lo que las clases hicieron por la confianza de su hermano mayor, que algo cambió en ella.

“Mi madre no me puso (en las clases) sino que me empujó hacia la habitación porque estaba aferrada a su pierna”, recordó. “Estuve llorando la primera semana de clases, pero luego me di cuenta de lo divertido que era y del bien que me hacía. Y descubrí que era una atleta nata en lo que respecta a las artes marciales”.

Su talento natural y su amor por el deporte la convirtieron en una atleta dominante durante su infancia y adolescencia. Con cada victoria, su confianza creció. Incluso comenzó a enseñar artes marciales a medida que crecía. En la enseñanza, Muñoz encontró otro amor, uno que, más adelante en su vida, se convirtió en el amor por enseñar a los jóvenes.

Pero cuando era adolescente e inmigrante menor de edad, se dio cuenta de que había un campo de juego que no era del todo equitativo. Muñoz era una Dreamer (alguien con estatus migratorio indocumentado que fue traído a EE.UU. siendo menor de edad y habría podido acogerse a la DREAM Act) y cuando cumplió 16 años, descubrió que no podía inscribirse para ir a la universidad ni conseguir un automóvil.

Una de las maestras de secundaria de Muñoz la retó a hablar sobre su experiencia como Dreamer. Su confianza en las artes marciales y la enseñanza se tradujeron en hablar bien en público, y pronto compartió su experiencia con cientos de personas en la Universidad de Princeton, la Universidad Fairleigh Dickinson y el Ayuntamiento de Elizabeth, en Nueva Jersey.

Además de eso, Muñoz estaba peleando a nivel nacional. El Taekwondo era firmemente lo primero en su vida, antes que la fe, la familia o los amigos.

“Mi identidad era las artes marciales”, dijo al New Jersey Catholic, el medio de noticias de la Arquidiócesis de Newark. “Antes de mi campeonato mundial, sacrifiqué mucho. Mucho tiempo con la familia, mucho tiempo con amigos. No salí. Por ejemplo, el domingo, cuando toda mi familia se reunía, yo iba a entrenar durante horas y horas. Conocía mi camino en ese momento y tenía mucha hambre de ello”.

Si bien su familia no estaba de acuerdo con la violencia de las peleas ni con el tiempo que les quitaba, siempre la apoyaron. Y aunque la fe no estaba en primer plano en la mente de Muñoz en ese entonces, fue su devota familia católica la que le recordó a Dios en medio del éxito. Su madre, especialmente, tenía una manera gentil de llevar a su hija a Jesús.

“En cualquier conversación que tengo con mi mamá, ella menciona a Jesús y su fe”, dijo. “Aunque mi fe no era tan fuerte como lo es hoy, ella todavía me alimentaba, sembraba la semilla y la regaba. Había sabiduría en el enfoque que tenían mis padres, porque si tú impones algo a alguien, no será bien recibido. Seguían dándome estas cositas aquí y allá”.

Para Muñoz sólo había un objetivo: convertirse en Campeona Mundial de Artes Marciales ATA.

“Trabajé muy duro durante años y años. Siempre tuve en mente, desde que era muy joven, que quería ser campeona mundial”, recordó. “Hubo momentos en los que pensé que no era posible”.

Algunas de las dificultades eran financieras. Como no quería que sus padres pagaran el costo, Muñoz pasó sus últimos años de adolescencia trabajando para apoyar su sueño y luego volando sola por todo el país para asistir a varios campeonatos. Se sentía muy sola, especialmente cuando llegaba la adversidad.

En 2013, poco después de terminar la escuela secundaria, avanzó más que nunca en su carrera. Muñoz estaba a solo unas semanas del Campeonato Mundial, compitiendo a nivel de distritos para clasificarse cuando se lastimó el tendón de la corva. No podía moverse y terminó su tuvo que retirarse de la competencia y su carrera en artes marciales con moretones en toda la pierna y lágrimas en los ojos.

Regresaría un año después. Pero mientras se preparaba para las competencias distritales, estaba dando una clase de artes marciales y volvió a sufrir el mismo tirón en el tendón de la corva, esta vez con suficiente tiempo antes del Mundial.

“Como si Dios estuviera poniendo a prueba mi perseverancia”, dijo.

Muñoz clasificó para su primer campeonato mundial en Little Rock, Arkansas. Había tres categorías distintas en las que podía ganar: formas, lucha y armas. Comenzó con formas, donde un luchador presenta su técnica.

“Estaba envolviendo todo con crema anestésica”, recordó. “Debido a mi adrenalina, realmente no sentí mi tendón de la corva”.

Realizó lo que considera su mejor técnica, pero empató con la tres veces campeona mundial reinante. Las dos tendrían que enfrentarse por el título. Una segunda vuelta era lo último que quería Muñoz; no estaba segura de que su pierna pudiera aguantar nuevamente.

“Solo quería hacerlo y terminar”, dijo.

Realizaron sus técnicas nuevamente y esperaron a ver a quién señalarían los jueces para indicar el ganador.

Simultáneamente, un juez señaló a la vigente campeona y los otros dos señalaron a Muñoz. Ella era la campeona del mundo.

“Me puse las manos en la cabeza. No lo podía creer”, dijo. “Sentí que todo valió la pena. Todas las lesiones, todas las trasnochadas, todas las ausencias a eventos familiares. Sentir el dolor inmediatamente después fue increíble”.

Nueve años después, en Park Elite Boxing Academy en Roselle Park, Muñoz entra y hace una reverencia. Lo que alguna vez fue el dojang donde creció entrenando como luchadora de taekwondo ahora es su gimnasio de boxeo, y donde antes había una colchoneta, ahora hay un ring. Pero ella todavía hace una reverencia antes de intervenir “como señal de respeto”.

Ella salta directamente a su rutina de entrenamiento, manteniendo el ritmo de los boxeadores profesionales, aunque Muñoz ya no compite oficialmente después de un momento que cambió su vida en 2020.

Ese octubre, estaba entrenando con un hombre que la superaba en peso con creces, lo cual no era un escenario inusual. Pero sus piernas se enredaron y todo su peso cayó sobre la pierna de ella atrapada en una posición incómoda. El resultado fue el peor dolor de su vida, un ligamento cruzado anterior desgarrado y meses de recuperación.

¿Qué pasa cuando alguien dedica toda su vida a una cosa y luego se la quitan?

“Físicamente no podía caminar”, recordó. “Yo era una campeona mundial que no podía patear una caja”.

“Para mí eso fue una locura. Como no tenía artes marciales, tuve que hacerme la pregunta: ‘¿Quién soy realmente?’ Y fue un momento maravilloso, aunque muy doloroso. Estaba destrozada. Estaba mentalmente agotada”.

Muñoz recuerda estar enojada todo el tiempo durante su recuperación, especialmente con Dios. Pero eventualmente esa ira se convirtió en preguntas, y esas preguntas se convirtieron en oración. Quizás por primera vez, contempló una clase de entrega diferente: la entrega en oración.

“En ese momento me sentí muy en paz”, dijo. “Soy el tipo de persona a la que le gusta tener el control, pero eso me hizo darme cuenta de que soy mucho más que una artemarcialista”.

La lesión del ligamento anterior cruzado no acabó físicamente con su carrera. Muñoz se recuperó y aún podría intentar regresar a la competencia si lo deseara, pero eso ya no es una de sus prioridades.

“Pensé que todo lo que aprendí en la vida se debía a las artes marciales, pero ahora todo ha cambiado”, dijo. “Las artes marciales ocupan quizás el décimo lugar en mi lista de quién soy. Primero es ser hija de Dios”.

Ahora se concentra en las dos cosas que la sacaron del fondo de la desesperación: su fe y el boxeo, al que recurrió cuando no podía patear. Para Muñoz, ambas cosas no son tan diferentes como parecen.

Recientemente comenzó la práctica meditativa de Lectio Divina con su madre casi todas las semanas.

Las dos se sumergen en un pasaje de las Escrituras con la guía de un sacerdote y al final de cada reunión preguntan: “¿Cómo podemos hacer carne esta lectura? Nos volvemos muy específicas con acciones que podemos llevar adelante”.

La lucha para cumplir estas acciones de Lectio no son las acciones en sí mismas, sino todo lo demás en la vida que puede descarrilar el plan. Lo mismo ocurre con el boxeo para Muñoz.

“Cuando practico en el ring, puedo aplicar un desafío similar”, dijo. “El oponente que tienes delante nunca es realmente a quien tienes que vencer. Es todo lo demás”.
La única constante en la vida de Muñoz ha sido la fe.

Cuando tenía 13 años, le pidió a su párroco que iniciara un grupo de jóvenes en su iglesia. El sacerdote creó el grupo con la condición de que fuera liderado por los padres de Muñoz, a quienes luego se unió su hermano mayor. Desde pequeña vio el modelo que establecían al alimentar la fe de los jóvenes.

Mientras evaluaba su vida después de la cirugía del ligamento cruzado anterior, la ministra juvenil de Our Lady of Mount Virgin se comunicó con ella. Ella dejaba su puesto para mudarse a Pensilvania e, irónicamente, Muñoz dejaba Pensilvania para regresar a Nueva Jersey. El momento parecía providencial.

“Esto fue durante la COVID, así que no estaba muy segura de cómo funcionaría”, dijo. “Pero me encantaba la idea de servir y lo había hecho antes, co-dirigiendo el grupo de jóvenes en la parroquia de mi madre. Entonces dije: “hagámoslo”.

“Se ha convertido en una segunda familia con el objetivo principal de acercarlos a Dios cada día”, continuó. “Los desafío y trato de descubrir sus dones, lo que Dios les ha dado”.

Por supuesto, las artes marciales se encuentran en muchas de las lecciones. A menudo se puede ver a Muñoz demostrando algunas patadas o una combinación de golpes.

“Hablamos mucho de valentía”, dijo. “Puedo pensar en muchos casos en las artes marciales en los que tuve que ser valiente. Soy la más pequeña. Se necesita valentía para presentarse y subir al ring. Se necesita valentía para hablar frente a cientos de personas”.

“Les pregunto siempre a los adolescentes: ‘¿Quién quiere ser voluntario? ¿O leer en la Misa?’ Y son tímidos”, continuó. “Entonces hablamos de tener coraje y ser valiente y ellos dicen: ‘Está bien, lo entiendo’. Déjame dar ese paso para ser más valiente’”.
A menudo, es la hermana pequeña de Muñoz la primera en ofrecerse como voluntaria en el grupo, continuando la tradición familiar de liderar a los jóvenes.

“Les doy apoyo todo el tiempo porque no es fácil levantarse y leer o recoger las colectas”, dijo. “Esas son las pequeñas victorias que podemos decir que generan confianza”.

Es una batalla diaria, pero ganar confianza en Cristo es ahora la pelea de la vida de Carolina Muñoz — una pelea que no es de este mundo para el campeón mundial.


Joe Jordan es el especialista de medios sociales de Jersey Catholic, el medio de noticias en línea de la Arquidiócesis de Newark.

The gathering's presenter will be Elizabeth J. White, director of evangelization and missionary discipleship at the Archdiocese of Chicago.

By:

The Good Newsroom

The Holy See's secretary for relations with states and international organizations thanked Catholic diplomats for their support at the UN.

By:

Steven Schwankert

02:39
On Friday, September 22nd, Theatre 71 on the Upper West Side (underneath the Blessed Sacrament Church) presented Playwrights Festival, an exciting evening of six original plays written by Catholic writers about journeying in the world by our faith as Catholics.

By:

The Good Newsroom

Cardinal Timothy Dolan (center right) celebrates Mass for the 125th anniversary of St. Philip Neri in the Bronx, joined by Auxiliary Bishop Joseph Espaillat (right) and Father Daniel O'Reilly (left) current pastor of St. Philip Neri.
Cardinal Timothy Dolan (center right) celebrates Mass for the 125th anniversary of St. Philip Neri in the Bronx, joined by Auxiliary Bishop Joseph Espaillat (right) and Father Daniel O'Reilly (left) current pastor of St. Philip Neri. Photo: Steven Schwankert/The Good Newsroom
Error, group does not exist! Check your syntax! (ID: 7)